Desmontando mitos sobre las relaciones sexuales esporádicas

Gracias por Compartir ;)

Todos en algún momento hemos mantenido algún tipo de relación sexual esporádica y todos en algún momento hemos sido muy hipócritas al juzgar a alguien por hacerlo. Y es que siempre que pensamos en relaciones esporádicas lo relacionamos con falta de sentimientos, hombres mujeriegos, mujeres adúlteras o promiscuas, y un largo etcétera de calificativos poco favorecedores.

Pero, ¿acaso existen reglas en el amor y el sexo? Claro que no. No existen más normas que las que nosotros nos imponemos y sobre todo que les imponemos a los demás. Porque disfrutar del sexo es solo una forma más de disfrutar de la vida y porque aunque no haya amor de por medio no deberíamos dejar que vivir la maravillosa experiencia de acostarnos con alguien que nos atrae. Dejémonos de tonterías y vivamos nuestra sexualidad como nos apetezca. Que nadie nos diga cómo hacerlo.

Los grandes mitos sobre el sexo esporádico

Mito #1: Las mujeres que tiene muchas relaciones sexuales son “fáciles”.

Y cuando decimos fáciles lo hacemos por suavizarlo un poco, porque algunos otros calificativos podrían ser “putas”, “zorras” y un largo etcétera de insultos que poco tienen que ver con la realidad. Volvemos a la discusión de siempre: ¿por qué una mujer que se acuesta con muchos hombres es una puta y un hombre es un crack? No tiene sentido. Si ellos pueden mantener sexo esporádico sin ningún tipo de reparo ellas también pueden, y punto. Como mucho a algunos les puede picar que la experiencia que tienen las mujeres que se atreven con el sexo esporádico haga que con las pocas dotes de algunos nunca consigan lucirse. Lo sentimos chicos, no es su culpa, ellas solo disfrutan de su libertad.


Mito #2: Los hombres son más mujeriegos.

Error. Los hombres no son más propensos a ser mujeriegos o promiscuos que las mujeres por naturaleza. Aunque lo que sí es verdad es que socialmente está inexplicablemente mejor visto y esto es algo bastante triste. Así, lo cierto es que ambos sexos son igual de promiscuos, salvo que la sociedad los juzga de diferentes formas. Sabiendo que la monogamia es la opción de pareja imperante en nuestra sociedad, a los hombres se les permite en mayor medida ser mujeriegos, por lo que si las mujeres no lo son tanto no es porque no quieran, es porque se les prohíbe. De hecho, solo hay que atender al lenguaje, porque existe la palabra mujeriego, pero ¿quién utiliza “hombreriega”? Nadie, y en cambio sí utilizan algunos de los insultos que hemos comentado antes.

Mito #3: Cada vez las mujeres tienen más relaciones sexuales.

Pues lo sentimos, pero los datos no dicen lo mismo. De hecho, las mujeres mantienen prácticamente el mismo número de relaciones sexuales que hace una década. Entonces, ¿por qué hay quienes afirman esto? Pues básicamente porque lo que sí es cierto es que hoy en día las mujeres viven las relaciones sexuales esporádicas con mayor libertad y más abiertamente. Lo que parece que sea un aumento en realidad es la consecuencia de que las mujeres luchen por sus derechos y se atrevan a hablar de su vida sexual sin tapujos.

Por poner un ejemplo real, hace unas semanas viajé a Valencia por trabajo, una ciudad que piso a menudo y durante las horas muertas me picó el gusanillo de probar el sexo sin compromiso en Valencia. Hacía tiempo que no tenía nada con nadie y hará algunos años, cuando vivía en Valencia, tuve bastantes buenas experiencias así que me dije ¿por qué no? Y cuál fue mi sorpresa que me metí en la típica aplicación para ligar y el número de chicas conectadas ¡parecía que se había multiplicado! Además de que mientras antes ponían fotos donde apenas podías verlas por vergüenza al qué dirán, ahora se mostraban sin tapujos pues no tenían nada que esconder. Y para qué negarlo, fue un gran día.

Mito #4: Las mujeres que mantienen muchas relaciones tienen baja la autoestima.

Muchos creen que si las mujeres mantienen con frecuencia relaciones sexuales esporádicas es porque necesitan rellenar huecos vacíos en su autoestima. Y sin embargo, sucede todo lo contrario. Cuando una mujer decide sobre su vida sexual, con quién se acuesta y con quién no le apetece, el pefecto es el contrario y ejerce sobre ella un papel de empoderamiento que les otorga mayor autoestima.

 

Ellas deciden sobre su cuerpo por lo que se sienten deseadas. Y sin ir más lejos, hay estudios que demuestran que las relaciones sexuales esporádicas incluso tienen un efecto positivo sobre chicas con complejos por su físico, por lo que el sexo esporádico lejos de estar destinado a chicas con problemas de autoestima, está destinado a aquellas que se atreven a dar el paso frente a todas las trabas que les pone la sociedad y encima mejora su amor propio, de modo que suelen ser personas fuertes, luchadoras, con las ideas claras y una firme autoestima.

Mito #5: El sexo esporádico es para quienes temen el compromiso.

En una sociedad donde la monogamia casi se nos impone no es de extrañar que se plantee el sexo esporádico como la antítesis al compromiso. Pero nada más lejos de la verdad. Lo más habitual es que pasemos por etapas donde nos apetezca estar en pareja y otras donde nos apetezca disfrutar de la libertad de la soltería. Y sí es cierto que hay personas que son más propensas a la vida en pareja que a la soltería y del revés, pero no tiene nada que ver con la promiscuidad. Puedes temer al compromiso porque prefieres pasar tiempo con tus amigos o dedicarlo al trabajo, y puedes ser promiscuo porque simplemente no has encontrado a la persona que te llena para comprometerte.

Mito #6: El sexo se disfruta más cuando hay amor de por medio.

¿Cuántas parejas conoces que pese a estar enamoradas no funcionan en la cama? ¿A cuántas se les ha apagado la llama del amor? Solo necesitas ver la larga lista de películas que Hollywood ha dedicado a los problemas en la cama de infinitas parejas para darte cuenta de que, si se ha llegado a convertir en un cliché, es porque tiene más razón de ser que nada. Porque el sexo no se disfruta más cuando hay amor, sino que se disfruta más cuando hay confianza, compenetración, física y química. Y eso puedes tenerlo con tu pareja, pero también con alguien al que acabas de conocer y que inexplicablemente te ha hecho ver las estrellas en la cama.

Así que aprendámonoslo: en el sexo no es blanco o negro, sino que hay matices. Y simplemente deberíamos dejarnos llevar para poder aprovechar de todos y cada uno de los momentos que se nos presentan. Dejémonos de alimentar los mitos y dediquémonos mejor a disfrutar del sexo, sea en pareja o sin compromiso. Porque al fin y al cabo en este mundo tan loco en el que vivimos, el sexo y el amor son pocas de las cosas en la vida que no hacen daño a nadie.


Gracias por Compartir ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *